Exposición Galería Rufino Tamayo, Oaxaca, México

La exposición fue inaugurada el 6 de febrero y se clausuró el 2 de marzo, constó de 20 pieza de seda pintadas a base de soja, guta y vapor.

Diario Tiempo describió la exposición así:

“A lo largo de 20 piezas de mediano formato, la artista visual oaxaqueña, comparte un recorrido por sus sueños, sus visiones y su sensibilidad empleando el color con veladuras que dan volumen a sus personajes oníricos. Ese uso de color y su formación en Europa, dan como resultado imágenes estilizadas con un toque de urbanización, pero también del trazo primigenio y las ideas de un sueño que se concretan en cada cuadro.”

¿Qué es el color de los sueños para Esther Ugalde?

“Pienso que somos lo que soñamos ser y que soñando experimentamos una metamorfosis de nosotros mismos. En este sentido, y a la hora de hablar de El color de los sueños, debemos traspasar la barrera de la realidad y ahondar en la cadencia de lo irreal, del propio significado de los sueños.
En El color de los sueños hurgo en mi interior, y permito que mi propia vida emerja plasmando en la fragilidad de la seda una copia fiel de mis recuerdos y vivencias.
Los elementos figurativos o abstractos que dan vida a mis obras nacen del automatismo más puro, mi mente no ejerce ningún tipo de control, mis obras son fotografías de mi subconsciente, de mi más profunda realidad, en donde el color impregna cada rincón, y me brinda los caprichos que no soy capaz de pedirle a la razón.”

La escritora argentina Mónica Ruth Loik Christener plasmo en letras los colores de Esther Ugalde, el texto se podía leer al entrar a la galería Rufino Tamayo.

“Con la misma delicadeza de la que están hechos nuestros sueños Esther Ugalde, pinta sus sedas y se transforma en una soltadora de sueños… “Temic iximati”. Con su colección El Color de los Sueños nos lleva a un viaje por cielos e inframundos, por resplandores del alba, por la oscuridad de la noche cuál profundo Cenote, hacia los verdaderos sentimientos…
Como si de una mariposa Monarca se tratase, la obra de Esther emerge de su crisálida, se transforma, evolucione…Vuela!
Atrapa sur recuerdos, sus dolores y alegría.
Plasma su ESENCIA, su HISTORIA, la de su Familia y sus seres amados, SU TIERRA…MÉXICO!
La fuerza de su obra reside en esa búsqueda constante de ver más allá de los espejismos…
La mirada de Esther busca en lo profundo de nuestras almas y nos encuentra en nuestro “SER” más auténtico sin MÁSCARAS, dejando al descubierto sólo las verdades de nuestro corazón…”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *